Origen del Tarot de Marsella

Las lecturas de Tarot son famosas y se conocen por ser un ritual esotérito de adivinación en donde a través de un mazo de naipes se puede consultar el futuro, eventos del pasado y el presente, así como obtener respuestas sobre los misterios de la vida o aquello que no podemos ver, saber o conocer. Aunque dicen que su verdadera función es mostrar, iluminar, hacer comprender aquello que se halla implícito en nuestro yo, para partiendo de ahí, buscar una comprensión de lo que es necesario transformar en nuestras vidas.

El Tarot de Marsella es uno de los mazos más famosos a día de hoy, siendo el más utilizado por tarotistas y consultantes para la lectura de cartas, pero, de dónde procede este mazo de cartas?

historia del tarot

Historia del Tarot (Colección Rosenwald)

Para conocer el verdadero origen del Tarot de Marsella debemos viajar un poco más en el tiempo y conocer el origen del primer juego de cartas de tarot de toda la historia.

Lamentablemente su procedencia es desconocida, a día de hoy no sabemos de dónde procede, pero existen varias teorías;

  • Se creé que se originó en la época del antiguo Egipto; quienes recibieron un libro sagrado con 78 láminas de oro por parte del dios Thot, que contenía los secretos de la humanidad y de los dioses. La leyenda cuenta que este legado, fue cuidadosamente guardado en una caja y arrojado al fondo del río Nilo.
  • Otras versiones cuentan que el primer mazo de cartas de Tarot era uno de los antiguos tesoros que encerraba el Templo de Salomón y que los monjes guerreros habrían traído consigo.
  • En varias versiones dan a entender que tiene influencias de la cábala judía, además de ritos de étnicas griegas, de los cátaros y árabes.
  • También se creé que los sabios de cada religión preservaron los secretos sagrados de la humanidad en los populares naipes, antes de que las guerras y los enfrentamientos acaben con el conocimiento ancestral.
  • Tradicionalmente se dice que, su origen proviene de algún lugar del lejano oriente; en China o en Corea, donde se han podido encontrar modelos de cartas que se remontan al siglo XI o bien en la India.

Algunos especialistas en naipes de la actualidad, confían en esta última teoría, y se atreven a decir que el Tarot nació a partir de un encargo del emperador de China (Song Huizong), como pasatiempo para las numerosas mujeres del palacio imperial.

Lo único seguro es que su nacimiento no fue en Europa, y que quizá, fue difundido por los zíngaros. También cuentan que, quizá fueron los mercaderes del Mediterráneo quienes recorrían la extensa Ruta de la Seda por China, Persia y África, trayendo entre sus pertenencias el primer mazo de cartas conocido en Occidente, llamado Mamluk. Y así fue como llegó el primer juego de naipes a Europa.

El primer Tarot de Marsella

A pesar de desconocer la procedencia del primer juego de cartas de Tarot de toda la historia, qué sabemos sobre el Tarot de Marsella? Uno de los primeros mazos introducidos en Europa.

Durante el siglo XV las cartas del Tarot ya se habían hecho populares por todo Italia, Alemania y Francia, con el nombre de; Tarocco o Tarocchi en Italia, Tarock en Alemania y Tarot en Francia. Y ya contaban con las mismas figuras que cuentan hoy en la actualidad; los 22 arcanos mayores (numerados del 1 al 21, más El Loco, la carta que no tiene número y que algunas versiones le ponen “0”).

Desde entonces, ya tenían un uso adivinatorio (aunque no con el mismo uso de ahora). Aparentemente era muy común en las reuniones sociales pedir a las doncellas y los caballeros que eligieran alguno de los 22 arcanos de un mazo de naipes al azar y a continuación, describir su personalidad o destino en función de la figura elegida.

Cuando finalizó la Edad Media, la iglesia presentó una oposición sobre el juego y su relación con la suerte, ya que, consideraron que las cartas eran un medio perfecto para que existiese una asociación del pecado con la gente, por lo tanto, la iglesia debería decidir inmediatamente la quema de las cartas de Tarot.

En el año 1450, al norte de Italia se realiza una denuncia por un fraile franciscano quien advierte de imágenes paganas, ésta denuncia formó parte de una cruzada que inició Bernardino Siena debido a que el juego se había generalizado por toda Italia, así que ordenó que se destruyan las barajas, algunas de ellas tenían alto valor ya que las familias pudientes italianas de importancia de la época encargaban sus diseños.

De aquella destrucción masiva de naipes del Tarot, hubo un mazo que se salvó por milagro; la baraja Visconti que había creado el duque de Milán Franceso Sforza.

Tarot de Visconti – Sforza

Este mazo de naipes de Tarot, que sobrevivió a la destrucción masiva de cartas por parte de la iglesia es uno de los más influyentes, podemos decir que de él nace el “primer” Tarot de Marsella.

tarocchi dei visconti

Tarocchi dei Visconti (1450)

Dentro de los Tarot clásicos (llamamos “clásicos” a todos los mazos previos a la baraja Rider-Waite) uno de los que más destaca tanto por su valor histórico como artístico, sin duda alguna es el Tarocchi dei Visconti.

El duque de Milán Franceso Sforza, encargó este mazo al artista Bonifacio Bembo, aproximadamente en el año 1450 como homenaje a la unión de las Casas nobles de Visconti y Sforza.

El mazo original (repartido actualmente en su totalidad, entre diferentes colecciones privadas, bibliotecas y museos del mundo) es uno de los más completos que se conservan a pesar de su antigüedad. Se sabe que originalmente constaba de 78 cartas de las cuales sobrevivieron 76. Lamentablemente se perdieron 2 “arcanos mayores”; El Diablo y La Torre. Además de 2 de los “arcanos menores”; El 3 de Espadas y El Caballero de Oros.

La reconstrucción de estos arcanos perdidos se hizo a partir de otros mazos italianos de la época que incluían su misma estructura de 78 arcanos (22 arcanos mayores y 56 arcanos menores), como la baraja “Visconti di Modrone” o la baraja de Brambilla. Por este motivo, dependiendo del autor de la edición, en los mazos comerciales encontraremos diferencias, especialmente cuando nos referimos a El Diablo y La Torre.

  • A principios del siglo XX, en excavaciones realizadas en un pozo del Castillo Sforza en Milán, se encontraron cartas del siglo XV con el típico diseño que hoy conocemos como Tarot de Marsella, esto reforzó aquella vieja teoría.

Evolución del Tarot de Marsella

En aquella época, cada mazo elaborado (siempre siguiendo y respetando el mismo modelo) era bautizado con el nombre de su artista; Tarot de Noblet (1650), Tarot Dodal (1701), Tarot Jean Payen (1743), etc.


tarot de noblet

Tarot de Noblet (1650)

1650 (aprox): Tarot de Jean Noblet.
1650: Tarot de Jacques Vieville.
1701: Tarot de Jean Dodal.
1709: Tarot de Pierre Madenié.
1718: Tarot de François Heri.
1736: Tarot de François Chosson.
1739: Tarot de Jean-Baptiste Madenié.
1743: Tarot de Jean Payen.
1745: Tarot de François Turcaty.
1750: Tarot de Rochus Schär.
1751: Tarot de Claude Burdel.
1760: Tarot de Nicolas Conver.
1782: Tarot de Jacques Rochias.
1793: Tarot de Arnoux y Ampoux.
1839: Tarot de Suzanne Bernardin.
1889: Tarot de Oswald Wirth.
1890: Tarot Lequart.
1930: Tarot de Paul Marteau de Grimaud.

Podemos decir con casi total seguridad que la historia comienza con Jean Noblet, catalogado como creador del primer modelo de naipes “oficial” de Tarot de Marsella (Tarot de Jean Noblet), al menos, todos los modelos siguientes seguirían su mismo estilo (patrón/diseño). A pesar de ganarse el título de pionero en cuanto al modelo de las figuras de los naipes, es la “versión” de Nicolás Conver (1760) la más influyente de todas (Tarot de Conver).

Dicho esto, no es hasta el año 1930 cuando el nombre de “Tarot de Marsella” se consensuó, cuando el fabricante francés de Grimaud mencionó esta definición histórica en una edición propia. Convirtiéndose a partir de allí en TAROT DE MARSELLA, digamos que, dándole un nombre un poco más comercial o una “marca” a este juego/diseño de naipes.

Aún así, hoy por hoy podemos comprar un juego de cartas de Tarot de Marsella (con algún modelo específico); es por eso que en muchas ocasiones, podemos ver a Tarotistas con un mazo de Tarot de Marsella con diferentes diseños. Las figuras son las mismas, la interpretaciones también, pero su diseño o su artista es diferente a cualquier otro.

Después de haber permanecido practicamente sin cambios durante unos 500 años, el Tarot de Marsella es un claro ejemplo de cómo los modelos de los juegos de cartas a menudo se aferran a la tradición y mantienen las ilustraciones originales durante siglos. Si subimos un poro en este artículo y visualizamos el Tarocchi dei Visconti (1450), y lo comparamos con uno más actual, podemos apreciar que a pesar de tener un diseño muy diferente al que conocemos hoy, sus figuras y representaciones son las mismas.

tarot de paul marteau

Tarot de Paul Marteau (1930)

¿Por qué se llama Tarot de Marsella?


La casa Camoin, es una fabrica de juegos de cartas fundada en 1760 en Marsella (Francia) por Nicolás Conver, mismo año en el que dió a conocer su versión de naipes de tarot (Tarot de Conver). Esta casa imprime juegos de cartas que difunde por el mundo entero, además de su famoso Tarot de Marsella.

En 1930 se habló por primera vez del término Tarot de Marsella cuando el cartomante Paul Marteau hiciese mención a ello; quizá se debe a que en esta ciudad francesa era muy común la producción de naipes o simplemente por el hecho de que los grandes Maestros en el arte de la lectura de las cartas eran Marselleses.

¿Quieres realizar una tirada de Tarot de Marsella Online?


lectura de tarot gratis

¡Lectura de Tarot Gratis!